martes, 16 de mayo de 2017

EL ÁGUILA PERDICERA EN EL SUR DE PORTUGAL. NIDIFICACIÓN EN ÁRBOL Y AUMENTO POBLACIONAL

Águila perdicera (Aquila fasciata). Ejemplar que acaba de capturar una paloma bravía y la porta entre las garras. Monfragüe. 31.01.2017. Javier Prieta

Dias et al (2017) analizan la evolución de la población de águila perdicera (Aquila fasciata) en el sur de Portugal durante 25 años (1991-2014). En este periodo ha aumentado desde 25 a 110 parejas, es decir, cuatro veces más, y se ha extendido desde las montañas del Algarve hacia el norte.

Territorios y nidos de águila perdicera
en la mitad sur de Portugal en 2014. 
Se trata de una población peculiar que nidifica casi exclusivamente en árboles, frente al uso mayoritario de roquedos en el resto de la población europea. Además se ha confirmado que esta subpoblación presenta diferencias genéticas y morfológicas (por ejemplo en las proporciones de la cola). Las poblaciones de Andalucía y de este núcleo portugués son las más saludables para la especie en Europa y quizás las únicas en aumento.

El estudio se basó en 84 territorios. El 80% de los 197 nidos estudiados estaban en eucaliptos (51,7%) y pinos (27,4%). Por especies de árboles el reparto fue: Eucalyptus globulus (36,5%), Pinus pinaster (18,8%), Eucalyptus camaldulensis (15,2%), Quercus suber (14,7%), Pinus radiata (7,1%), Pinus pinea (1.5%) y Populus nigra (un nido; 0.5%). Tan solo se localizaron 11 nidos en roquedos (5.6%), que además se hicieron gradualmente menos frecuentes (en años recientes suponen sólo el 1,6%).

Seleccionaron como áreas de nidificación zonas abruptas, con baja superficie agrícola y urbana y pocas carreteras y tendidos eléctricos, es decir, con escasa actividad humana. A pesar de ir colonizando nuevos territorios, la selección de hábitat no varió con los años, aunque se aprecia una mayor ocupación de áreas menos abruptas y la aparición de más nidos en Eucaliptus camaldulensis (del 2,8% al 24,6%) y menos en alcornoques (del 29,2% baja al 7%).

Los autores consideran que la nidificación en árboles ha facilitado la expansión al permitir ocupar áreas sin roquedos, aunque en general en hábitat similares a los iniciales. Es decir, la expansión ha seguido la ocupación de hábitat vacíos por razones históricas y no de nuevos hábitat diferentes al inicial. Si esta colonización de águilas perdiceras nidificantes en árbol ha tenido efectos positivos en provincias españolas limítrofes (Huelva, Badajoz y Cáceres) está por determinar.

Andreia Dias, Luís Palma, Filipe Carvalho, Dora Neto3, Joan Real y Pedro Beja. 2017. The role of conservative versus innovative nesting behavior on the 25-year population expansion of an avian predator. Ecology and Evolution 2017:1–13. 
www.ecolevol.org
DOI: 10.1002/ece3.3007

1 comentario:

  1. Pues este estudio corrobora la teoría que mantengo desde hace unos años; que el futuro del Águila perdicera está en ese cambio de sustrato en la ubicación del nido de roquedos a arboles. El incremento de las poblaciones de Buitre leonado las obligará a ello o a desaparecer.
    Gracias Javier por tu trabajo en este blog, referencia de todos los pajareros extremeños.

    ResponderEliminar